close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • ACTUALIDADES

  • 6 de diciembre 2017

    Józef Piłsudski, el arquitecto de la independencia en 1918 y uno de los estadistas más destacados de la historia de Polonia, nació el 5 de diciembre de 1867 en Zułów, en la región de Vilnius. Sus logros y conceptos políticos han sido una fuente de inspiración y acaloradas disputas para políticos, editores e historiadores en Polonia.

     

    La recuperación de la independencia en 1918 fue el resultado de los esfuerzos de varias generaciones de polacos, y el trabajo de muchos círculos políticos. Józef Piłsudski, fundador de las Legiones y primer Jefe de Estado, es considerado como el verdadero padre de la Segunda República Polaca. El 5 de diciembre, celebramos el 150 aniversario de su nacimiento.

     

    Pilsudski nació en una familia terrateniente, en la que se cultivaron las tradiciones de independencia. Se involucró en actividades políticas incluso cuando estudiaba en Kharkov, desde donde fue expulsado por participar en protestas estudiantiles en 1885. Dos años más tarde, Pilsudski fue arrestado por cargos de participación en un complot para derrocar al Zar Alejandro III y fue deportado a Siberia por cinco años.

     

    Poco después de su regreso del exilio, Piłsudski se unió al Partido Socialista Polaco. Como uno de los líderes del partido, fue arrestado nuevamente por las autoridades rusas y enviado a prisión en la infame Ciudadela de Varsovia. Al estallar la Gran Guerra, estableció las Legiones Polacas, y se mantuvo a la cabeza, llevando a las Legiones a un territorio dividido por Rusia. En 1917, el liderazgo de Austria-Hungría exigió que los miembros de las Legiones juraran fidelidad al Emperador. Cuando se negó, junto con la mayoría de sus hermanos en armas, Pilsudski fue arrestado y encarcelado en una fortaleza en Magdeburgo, donde permaneció hasta noviembre de 1918.

     

    Después de la derrota de Alemania, Pilsudski fue liberado de prisión y llegó a Varsovia, donde el Consejo de Regencia, el cuerpo estatal más alto en el territorio del antiguo Reino Polaco ocupado por los llamados Poderes Centrales, le confió el mando supremo de las tropas polacas, y la misión de crear un gobierno nacional en el estado liberado. El 22 de noviembre de 1918, recibió la función oficial del Jefe de Estado Temporal. Ocupó esta función hasta diciembre de 1922, cuando fue elegido el primer Presidente de la República de Polonia, Gabriel Narutowicz. En los años 1919-1921, Piłsudski participó en la defensa de la recuperación de la Independencia de Polonia: como Comandante en Jefe, fue el arquitecto de las victorias de las tropas polacas en las batallas por las fronteras de la Polonia independiente, incluido la Guerra polaco-bolchevique. La Batalla de Varsovia 1920 fue una de las batallas más grandes e innovadoras de la historia: la victoria polaca detuvo la marcha de la revolución bolchevique al oeste de Europa.

     

    En 1923 se retiró de la vida política activa. Sin embargo, en mayo de 1926, al no estar de acuerdo con la dirección de los acontecimientos políticos, condujo a las tropas leales a él a Varsovia, y después de tres días de lucha, forzó la dimisión del régimen. En los años siguientes, sus funciones incluyeron Ministro de Asuntos Militares y al Primer Ministro. En política exterior, Pilsudski buscó mantener buenas relaciones con Europa occidental.

     

    La muerte de Józef Piłsudski el 12 de mayo de 1935 sorprendió a toda la nación, y su funeral se convirtió en una enorme manifestación nacional en homenaje al padre del estado polaco independiente. Su cuerpo fue enterrado en la cripta del Wawel, donde los reyes, estadistas y los polacos más destacados son sepultados. Su corazón, de acuerdo con el testamento que dejó, fue colocado en una urna de plata y transportado a Vilnius, donde está enterrado en la tumba de su madre en el cementerio de Rossa.

     

     

     

    Print Print Share: